Si fuese...



Si fuese otra mujer, me gustaría llamarme Mía.
O quizás, Ignacia.
No, Ignacia no, sólo Mía.
Representaría todo lado que escondo y que a veces se asoma a mi consciencia.
Sexualidad, gustos, desorden, locura, hormonas...

Serían la evidencia empírica que demuestre porqué no encajo en este lugar.

Si fuese otra mujer, me gustaría ser lesbiana.
Si fuese tan hombre, me quedaría con Mía.
Y si fuese bisexual, me quedaría con ambas.