Mimí.

Y ahí estás, en cada momento.
Llego a mi hogar y ahí estás esperándome siempre.
Contenta de verme volver, te me apegas siempre.
Es casi imposible sacarme tu cariño, tu dedicación.
Toco tu espalda y pareces disfrutarlo, nunca te has quejado.
Te gusta que te rasque detrás de las orejas y en tu mentón.
A mí me gusta que me recibas tan dulcemente cada día.
Me gusta pensar que cuando abra la puerta, estarás al lado de ella esperando ver mi apariencia.


Gracias Mimí, por toda tu entrega.
Me has dado más felicidad que muchas otras personas.

Te amo mi niña.









1 comentario:

  1. A veces los animales son mas humanos que nosotros
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por llegar hasta aquí (: ¡Continúa! Un abrazo.